Los Escritos de Herrera Casado Rotating Header Image

Apuntes para una biografía de Montesclaros

  Estos datos fueron utilizados para pronunciar sobre ellos una conferencia en Madrid, en el Palacio de Linares, el 18 de Septiembre de 1992 con motivo de la clausura del Congreso Iberoamericano de Heraldistas y Genealogistas

Dibujo de Juan de Mendoza y Luna, marqués de Montesclaros, cuando fue virrey del Perú, según dibujo de Huamán Poma de Ayala

 Nacido en Guadalajara (España) en 1571

Muerto en Madrid en 1628

1º Marqués de Montesclaros: Rodrigo de Mendoza (2º hijo del tercer duque del Infantado) a quien el Emperador concedió este título en recompensa de los «servicios prestados por etse Caballero que figuró en el séquito del Emperador al ser coronado en Bolonia y luchó en la conquista de Túnez y en La Goleta con singular ardimiento».

2º Marqués de Montesclaros: Juan Hurtado de Mendoza y Luna, que levantó su gran palacio de Guadalajara, y acogió en él a intelectuales, escritores y artistas. El mismo fué autor de composiciones.

3º Marqués de Montesclaros: Juan Manuel de Mendoza y Luna, hijo póstumo. El mayor Rodrigo murió de niño, Francisca se casó con el conde de Palma, y Ana profesó monja en La Piedad.

Bautizado en Santiago, el 22 de enero. Se formó en Guadalajara.

Estuvo de paje en la boda de 1582 entre Rodrigo, el hermano del 5º Duque, y la hija de este y su heredera, doña Ana de Mendoza.

Participó en acciones de guerra (Portugal, 1580 83), galeras, etc.

En 1591 recibió las insignias y hábito de Santiago.

Estando al servicio de los duques de Alba conoció a Lope de Vega.

En 1595 casó con una parienta, Ana Mesía de Mendoza, hija del marqués de la Guardia, Rodrigo Mesía Carrillo y de Isabel de Mendoza y Mendoza, hermana del 5º duque del Infantado.

En 1596, 1º hijo, Juan de Mendoza y Mesía.

Estando en Sevilla, a comienzos del XVII tuvo hijo ilegítimo con Ana María de Salamanca. La hija se llamó Antonia María y fue excelente poetisa (la «divina Antandra».

Estando en Perú de Virrey se unió a Luisa de Mendoza, dama de la Virreina y algo parienta suya. Tuvo dos hijos de ella, en secreto: María Magdalena de Mendoza, que quedó a vivir en Lima, y allí casó, y Antonio de Mendoza, que trajo a España y le dió la carrera militar.

De desconocida dama tuvo aún otra hija, Juana de Mendoza, nacida ya en Madrid, en 1622, estando casado en segundas nupcias. A la muerte del marqués, ella estaba recogida con las monjas de La Piedad.

Se casó por segunda vez al quedar viudo. La duquesa Ana, gran casamentera, le unió a Luisa Antonia Portocarrero y Mendoza, sobrina suya, pues era hija de Luis Fernando de Portocarrero y Bocanegra, tercer conde de Palma, y de Francisca de Mendoza y Manrique, hermana del Virrey. De este matrimonio nació en 1619 Isabel de Mendoza y Portocarrero, a quien en 1627 (con 8 añitos) casaron con Rodrigo de Sandoval y Mendoza (nieto de la 6ª duquesa doña Ana), heredero luego del ducado del Infantado.

En 1600 se le nombra Asistente de Sevilla, antesala del Virreinato.

En 1603 (contando 32 años) se le nombra Virrey de Nueva España.

En 1607, Virrey del Perú.

En 1615, vuelta a España.

Años de incertidumbre. Brujulea en la corte de Felipe III.

Una encomienda enAmérica, en Conchucos, irónicamente.

Consejero de Estado, y tareas burocráticas.

Luego Presidente del Consejo de Hacienda.

Intentó por todos los medios el Consejo de Indias, sin conseguirlo.

En 1626, presidente del Consejo de Aragón.

Virrey de México

Devoción acentuada. Apoyo a lo eclesiástico. Obras hidráulicas, tras las inundaciones de 1604 5.

En 1603, crea el Consulado de México o Universidad de Mercaderes.

Apoyo a los estudios de Retórica y Latinidad de los jesuitas.

Frase de Felipe III al nombrar a montesclaros virrey del Perú:

«de cuya mucha cristiandad, prudencia y bondad confío que procederá en el Gobierno dessos Reynos con la integridad, justificación y entereza que conbiene y lo ha hecho y haze en la nueva españa»

Virrey de Perú

La época de mayor profusión de rituales y ceremonias públicas.

(Canonización de San Ignacio de Loyola, Gran cleebración litúrgica por el fallecimiento de la reina Margarita, entradas de personajes, justas poéticas, etc.)

Creación de Tribunales económicos (Tribunal de contaduría Mayor, Tribunal de Cuentas, Tribunal del Consultado.

Preocupación por las condiciones de trabajo de los indios (las mitas y yanaconas) que no consiguió eliminar ni mejorar esas condiciones de vida.

Las minas de Huancavelica y Potosí, haciéndolas productivas, las hizo varias visitas.

El «Memorial de Conchucos» protestando por las encomiendas.

Asuntos religiosos. persecución de la idolatría. Luchas intestinas de las órdenes religiosas.

Actividad conquistadora y pacificadora en Chile.

Constructor y urbanista en Lima: construyó el puente del Rimac, la Alameda de los Descalzos, la Casa del Divorcio, y grandes ermitas.

Ataques de los holandeses, especialmente en mayo julio de 1615, en que atacó Joris van Spielbergen el Callao, con derrota para las armas españolas.

Poeta y Prosista

Hizo poemas, de los que solo nos han quedado cuatro ó cinco, irónicos. Hizo traducciones de clásicos, y escribió muchos informes con galanura, entre ellos el documento «Tocante a las Indias de Castilla…» también titulada «Relación del estado de gobierno de estos reinos que hace el Marqués de Montesclaros al señor Príncipe de Esquilache, su sucesor» del que existen una docena de copias. Y la «Introducción y Advertimiento para la Administración del Oficio de Proveedor General de la Real Armada del Mar del Sur», publicada por primera vez.

Protector de artistas

de Juan Dávalos de Ribera (alcalde de Lima a comienzos del XVII)

de Diego de Aguilar y Córdoba, corregidor de Parinacochas.

Creación de la «Academia Antártida», con Diego Mexía, el doctor Francisco de Figueroa, Cristóbal de Arriaga, fray Juan Gálvez y Diego de Hojeda. este escribió «La Cristiada», con Pedro de Oña, que escribió «Arauco Domado» y que es una auténtica crónica versificada de la actividad política de Montesclaros. El general de la Mar del Sur, don Fernando de Córdoba y Figueroa, alcalde de Lima entre 1601 y 1604. También don Francisco Fernández de Córdoba, corregidor de Huaylas, y el Correo Mayor de Indias, Diego de Carvajal. el criollo natural de Huánuco Alonso de Huerta llegó a ser catedrático de lengua quechua en la Universidad de San Marcos en Lima. Fue protegido Luis de Ribera, corregidor de Paspaya, escribió «Poesías Teológicas». Fray Lucas de Mendoza expresó su arte poético en la ocasión de las exequias por la reina Margarita. Juan de Miramontes, autor de las «Armas Antárticas», compuesto en 1700 octavas reales. Y Bernardino de montoya, criollo autor del «Memorial de Conchucos» en verso.

Montesclaros apoyó ante el Rey la obra gigantesca del indio Felipe Huaman Poma de Ayala, la famosa «Primer Crónica i buen gobierno» ahora tan editada y famosa por sus dibujos, en uno de los cuales aparece el Virrey Mendoza. Otros cronistas fueron protegidos por éste: fray Buenaventura de Salinas y Córdoba, cronista de los franciscanos y autor del «Memorial de las Historias del Nuevo Mundo Perú». También el padre Arriaga, el bachiller Juan Hurtado de Vera y Rosales, y el seguntino Francisco Lopez de Caravantes con su «Noticia General de las Provincias del Pirú, Tierra Firme y Chile» recientemente publicada.

Protegió, en fin, el teatro, especialmente en las fiestas del Corpus. Gabriel del Río fue su agente para introducir el teatro en Lima, representándose ampliamente a Lope de Vega, Vélez de Guevara y otros en un «Corral de Comedias» que construyó Alonso de Avila en 1614.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.