Los Escritos de Herrera Casado Rotating Header Image

abril 14th, 2006:

Museos en Semana Santa

A punto de comenzar los actos religiosos y las procesiones de la Semana Santa de nuestro país, y cuando la principal actividad de la gente es salir de casa y viajar de acá para allá sin darse un minuto de respiro, se me ocurre que hoy puede ser una buena sugerencia la de acudir a visitar los Museos que a la Semana Santa están dedicados por esas tierras de España, en la que unánimemente se destina la devoción y el asombro para los misterios de la Fe y la alegría del gozo.

En Guadalajara tendremos los cumplidos desfiles y procesiones cada vez más cuidados, y por el resto de España una variedad impresionante de procesiones pondrán nota de color y sonido a las oscuras calles. Al mismo tiempo, los Museos dedicados a la Semana Santa tendrán un nuevo valor y serán casi un objetivo para visitar en horas libres.

El Museo de la Semana Santa en Zamora

Es el más antiguo de España dedicado a este tema, y sirve al mismo tiempo de almacén de todos los pasos procesionales que desfilan estos días por la ciudad castellana. Creado por decisión de la Junta zamorana en 1957, se contó desde un inicio con el apoyo de la Cámara de Comercio e Industria de Zamora. El Museo se abrió al público el 9 de septiembre de 1964. En 1990 recibió una notable ampliación y mejora estructural y expositiva inaugurándose en 1994 tal como se ve hoy, con 435 m2 de extensión, y un total de 33 grupos escultóricos, túnicas y hábitos de las distintas cofradías y hermandades, y un gran conjunto visual de fotografías, instrumentos, y detalles que hacen de la Semana Santa zamorana un espectáculo único.

El Museo del Tambor en Tobarra

Un conjunto espléndido de tambores, elementos musicales, procedentes de todo el mundo, se dan cita en este Museo, al que sin exageración puede calificarse de “único en el mundo”. El Museo del Tambor de Tobarra se aloja hoy, muy bien acondicionado, en vitrinas y amplios espacios, en la antigua iglesia de la Purísima, que con unas pinturas del siglo XVIII recientemente descubiertas, resulta un lugar cómodo y muy atractivo para albergar esta colección.

Sabido es que la Semana Santa de Tobarra tiene por tradición la salida a la calle, durante las procesiones de esos días de alta carga religiosa, de numerosas “turbas” que atruenan el aire con el redoble de sus tambores, que ya son miles. Ello ha significado que en la historia y el costumbrismo de la ciudad, la tradición tamboril haya cuajado, y especialmente gracias al dinamismo y dedicación entusiasta del creador del Museo, que no es otro que el abogado y poeta, José María Hurtado Ríos, hijo predilecto de Tobarra. La colección, enorme, de tambores, que él había ido formando con los adquiridos y encontrados por toda España y por el mundo, fue donada a la ciudad albacetense en 1986, alcanzando a ser inaugurado, en su primera sede de la calle Francisco Cano Fontecha, en una dependencia anexa al Hogar del Pensionista, en ese año, y pasando en abril de 2005 a tener su nueva ubicación, ya montado de acuerdo a las más modernas técnicas museísticas, en la iglesia de la Purísima, en la calle mayor.

En la actualidad ofrece un amplio número de tambores, traidos de diversos paises, del resto de España, y sobre todo de Tobarra y su comarca. Se muestra también la técnica de su construcción y de su uso en el rito tamborilero de la Semana Santa, de la cual hay también muchas piezas, carteles, trajes, etc.

Hellín

Cerca de allí, y también llevado por el entusiasmo tamborilero y semanasantero de la ciudad serrana, se piensa construir un nuevo Museo esta vez dedicado a la Semana Santa de Hellín.  Así lo anunció el presidente Barreda, el pasado años al ser nombrado “Tamborilero de Honor”. Anunció entonces una suma de 300.000 euros para su construcción y dotación. De momento este Museo no ha iniciado todavía su andadura.

Medina de Rioseco

La Semana Santa de Medina de Rioseco, declarada de Interés Turístico Nacional, es una de las que más y mejor conservan el espíritu tradicional de la celebración de la Pasión de Cristo, y sin duda es la que mejor expresa la manera castellana de sentirla. Sus actos y procesiones revisten una gran solemnidad, siguiendo una tradición ininterrumpida desde el siglo XVI, celosamente guardada por la Junta de Semana Santa, el clero y las hermandades penitenciales. La ciudad de Medina de Rioseco ha creado el Museo de Semana Santa que se encuentra ubicado en la Iglesia de Santa Cruz construida a finales del siglo XVI. El museo cuenta con una importante colección de grupos escultóricos de los siglos XV, XVI y XVII, de los más insignes imagineros castellanos.

En el Levante español

Por Levante existen también muestras de esta temática, y aprovechando que muchos estarán estos días por aquellas tierras, es oportunidad de visitar el Museo de Semana Santa de Orihuela, ubicado en el antiguo convento de la Merced, del cual conserva la fachada de la iglesia. En Semana Santa de 1985, se inauguró la primera fase de este museo, en el que se exponen los pasos procesionales y en el año 2003 se realizó la apertura de la segunda fase, que cuenta con el doble de espacio para exposición permanente y una zona reservada para audiovisuales. Destacan 25 grupos escultóricos, con obras atribuidas al taller de Nicolás de Bussy, como el “San Pedro arrepentido” de la cofradía del Lavatorio; obras de Francisco Salzillo, como “Ntro. Padre Jesús de la Caída”, titular de la cofradía del Perdón. Entre los tronos procesionales existen obras de orfebrería de los talleres valencianos de Orrico, José Bonacho y Peris Bacete y otras en madera debidas a ebanistas y doradores como los hermanos García Quinto y de artistas oriolanos como los hermanos Gimeno, José Balaguer o los hermanos Peñalver. Todos estos pasos se pueden visitar el Viernes Santo por la mañana en la Iglesia de Monserrate, lugar donde son trasladados en los días santos anteriores. También en Levante es de admirar el Museo de la Semana Santa Marinera de Valencia, situado en la calle Rosario, hoy convertido en un lugar emblemático para la ciudad.

Un libro cuajado de Museos

Y para quien desee saber más de Museos, de todos los Museos que existen en nuestra Región de Castilla-La Mancha, además de los dedicados a la Semana Santa, a los tambores y a la Etnografía, está un libro que acaba de aparecer y que es una inestimable ayuda de viaje. La guía de los “Museos de Castilla-La Mancha” tiene 352 páginas y más de medio millar de grabados, e incluye los casi 200 museos que existen en nuestra tierra, entre los que destacan el Nacional de Teatro en Almagro, el fabuloso de Santa Cruz en Toledo, el de la Cuchillería en Albacete, el recién abierto de Arte Antiguo en Sigüenza, y la sorprendente Fundación Antonio Pérez en el viejo convento carmelita de la ciudad alta de Cuenca. Cinco ejemplos de un mundo poblado e impresionante. Autores del libro, José María Ferrer y Antonio Herrera. Editorial AACHE, Colección “Tierra de Castilla-La Mancha” nº 6.