Los Escritos de Herrera Casado Rotating Header Image

mayo 26th, 1989:

El escudo heráldico de Atienza

 

A lo largo de las próximas semanas, nos proponemos ir analizando, uno por uno, los escudos heráldicos de las nueve antiguas cabezas de partidos judiciales de nuestra provincia, con los cuales se formó en el siglo pasado el escudo heráldico de la Diputación Provincial, y por tanto de la provincia de Guadalaja­ra. Es una forma de repasar la historia de estas antiguas pobla­ciones, y al mismo tiempo saber algo de las formas, mecanismos y circunstancias que rodearon a la creación de los escudos munici­pales que hoy todas ellas utilizan. Empezaremos, por orden alfa­bético, con Atienza, y en siguientes Glosarios irán apareciendo las referencias a los blasones de Brihuega, Cifuentes, Cogolludo, Guadalajara, Molina de Aragón, Pastrana, Sacedón y Sigüenza.

 La Villa de Atienza ha venido utilizando, desde hace muchos años, armas propias, que han adquirido, por tradición de tanto tiempo, el carácter de Escudo Heráldico Muni­cipal. Sin embargo, este escudo nunca ha llegado a gozar de ratificación oficial por organismo competente, por lo que no pueden decir los de Atienza que tengan escudo oficialmente reconocido.

Para este estudio, hemos consultado, al objeto de encontrar razón previa de este escudo atencino, los documentos heráldicos generales existentes en la sección de Sigilografía del Archivo Histórico Nacional y de la Real Academia de la Historia, así como diversos fondos de bibliografía de carácter provincial. Del mismo modo, se ha hecho un repaso de los diversos escudos que existen tallados o pintados por algunos de los monumentos de la Villa, recogiendo de ellos las diversas formas en que el Escudo Municipal se ha representado a lo largo de los siglos.

Desde los primeros momentos de la repoblación, aparece Atienza como Villa de dominio real, nunca sujeta al señorío particular, y por lo tanto formando parte, como una de las joyas mas preciadas, de la Monarquía castellana. El gran cariño que el rey Alfonso VIII tuvo a su Villa de Atienza, a cuyos habitantes debía el trono, lo manifestó siempre con ayudas y construcciones, mejorando el castillo, las murallas, las puer­tas, las iglesias, las relaciones comerciales, los fueros, etc. En cualquier caso, la adhesión que los hombres y mujeres de Atienza tuvieron siempre por su monarca y directo señor, fue palpable. Atienza figuró durante siglos, especialmente en los de la Edad Media, como una de las más apreciadas Villas del reino de Castilla.

Examinando algunos escudos que intentan represen­tar a la Villa, encontramos dos formas diversas de representa­ción: por una parte, sobre la fachada del Ayuntamiento aparece un gran escudo que pertenece al Rey Felipe V, primero de los Borbo­nes hispanos, y por lo tanto no puede pensarse en él como repre­sentativo de la Villa. En el interior del Ayuntamiento, en su salón de sesiones, hay un gran lienzo, del siglo XVIII, en que se representa el escudo de la Villa, apareciendo en el mismo una ciudad amurallada con un gran castillo al fondo. Evidentemente es una representación ideal de Atienza, y posiblemente en él está el origen del Escudo Municipal: la intención en un principio fue que el símbolo de la Villa fuera la representación de esa misma Villa.

En otros elementos, como puede ser la Fuente del Santo, que se encuentra junto al Humilladero, y que es obra del siglo XVIII, el Escudo de la Villa muestra solamente un castillo de tres torres, aterrazado sobre unas peñas. Lo mismo que en la Fuente del Tío Victoriano, mas moderna, pero que ostenta el mismo símbolo.

Posteriormente, en elementos oficiales sobre todo (sellos de caucho, papel timbrado, banderas, etc.), se introdujo junto al castillo los dos cuarteles representativos de la monarquía, esto es: el castillo de oro y el león de gules. Es claro, pues, que la evolución del Escudo Heráldico de Atienza ha sido en el sentido de englobar los elementos mas representativos de su historia y su patrimonio arquitectónico, eje a su vez de esa misma historia.

Analizado el sello concejil de Atienza, del que quedan algunos ejemplares en el Archivo Histórico Municipal y una impronta en cera en el Archivo Histórico Nacional de Madrid, encontramos que en él se representa, en el anverso, un castillo de tres torres con dos series de almenas, siendo la torre central más alta y en su parte baja abierta una puerta de semicircular arco, rodeado de una borrosa inscripción en la que parece leerse: «+ SIGILLVM…NCILLI DE…TENZA», y en el reverso se ve levantarse sobre unas rocas un lienzo de muralla de sillería escoltado a sus extremos por sendas torres rematadas en almenas y ocupadas de ventanas, alzándose al comedio de la muralla una gran bandera formada en su mitad externa por tiras o anchos flecos, apareciendo en su borde la inscripción «…SEL…CONCE…ATIENZA»

Conjuntando los muebles y modos representativos que a lo largo de los siglos ha ido ofreciendo el escudo heráldi­co municipal de Atienza, este queda definitivamente constituido del siguiente modo:

Escudo español, medio cortado y partido. A la derecha, el primer cuartel en alto es de campo de gules con un castillo de oro mazonado de sable y aclarado de gules, y el segundo cuartel en bajo es de campo de plata con un león rampante de gules. A la izquierda, el cuartel de azur tiene una torre y parte de muralla, aterrazadas sobre rocas, en su color. Al timbre, corona real cerrada.