Defensa del Patrimonio

ColeccionesUna de las facetas más destacadas de Antonio Herrera Casado, ha sido el estudio, la promoción, la divulgación y la defensa del patrimonio histórico, y artístico, de la provincia de Guadalajara. Porque esta provincia española, plenamente castellana, paso durante siglos de caminos, culturas e influencias, ha recibido a lo largo de los tiempos una amplia serie de elementos que la conforman, más allá del paisaje: sus edificios, desde los grandes palacios y catedrales, a los mínimos chozones de las alcarrias, contando también con espacios cargados de sentido histórico, escenarios de batallas, amurallamientos, y ritos que todavía rememoran fiestas y aconteceres remotos.

En la tarea de estudiar el patrimonio de Guadalajara y aún de la Región de Castilla-La Mancha en que se encuadra esta tierra, el profesor Herrera ha hecho análisis meticulosos de diversos temas, desde los castillos a los monasterios, pasando por los estilos artísticos del románico, el renacimiento y la arquitectura ecléctica.

De este modo, han sido considerados capitales sus libros sobre “Monasterios y Conventos de Guadalajara. Apuntes para su historia”, de 1974, una obra monumental en la que se aportaron por primera vez documentos que han permitido fechar y centrar la historia de numerosas instituciones monásticas que luego han ido ampliándose. Otro libro, totalmente agotado, titulado “Monasterios medievales de Guadalajara” aportó nuevos valores a estos estudios.

Sobre los castillos, Herrera ha hecho inventario detalladísimo de todos los elementos arquitectónicos de tipo militar en la región castellano-manchega, y muy especialmente en Guadalajara, de los que escribió un “Cuaderno de Viaje” de gran valor divulgativo y analizando edificios poco considerados hasta entonces.

El estilo románico, mayoritario en los edificios religiosos del norte de Guadalajara, ha supuesto el estudio pormenorizado, que luego ha sido seguido por otros autores, teniendo al de Herrera como guía, especialmente en lo relativo a datación, influencias geográficas e históricas, y sobre todo análisis iconográficos de sus detalles artísticos.

En la Región autónoma de Castilla-La Mancha, la mirada de Herrera Casado se ha fijado en muchos elementos patrimoniales, que ha estudiado, clasificado, valorado y protegido. Entre ellos, los castillos y alcázares, que apareció como un libro inicial de la gran colección sobre Patrimonio que editó la Junta de Comunidades y luego seguiría la editorial Aache. A ese tema se añadieron posteriormente los estudios sobre “Plazas Mayores y Ayuntamientos de Castilla-La Mancha”, los “Palacios y Casonas” y también el magno tomo sobre “Monasterios y Conventos”, que se complementaría luego con la obra, escrita en colaboración con Ferrer González, sobre “Museos de Castilla-La Mancha”. En esa colección patrimonial sobre la Región, colaboró en otros temas, con fotografías y documentación, relativos a los Rollos y Picotas, a los tapices y textiles, y de nuevo al estudio de tesis de Palacios Ontalva sobre los castillos castellano-manchegos como ejes de la historia de la Región.

El conjunto de escritos, de libros, de conferencias y aportaciones que Antonio Herrera Casado ha realizado sobre el patrimonio de Guadalajara y de Castilla-La Mancha le ha hecho acreedor a varios de los títulos que le han sido concedidos, entre ellos el de Hijo Predilecto de Castilla-La Mancha, y el de Académico correspondiente en Guadalajara de la Real Academia de la Historia de España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *