Los Escritos de Herrera Casado Rotating Header Image

marzo 18th, 2011:

Los eremitas del fin del mundo

El pasado jueves se presentaba en Madrid, en el Centro Cultural de “La Arganzuela”, un libro que hace referencia continua a la tierra de Guadalajara. Un autor afincado en ella desde hace años, y que la conoce bien, ha querido ambientar en tierras de Jadraque, de Bujalaro y Mandayona su tercer libro en danza: Los Eremitas de Henarejos y otros cuentos, que nos brinda la pluma joven y aventurera de Luis Miguel Díaz.

Un aspecto del centro de la villa de Bujalaro

El libro de Luis Miguel Díaz nos sorprende y entusiasma a nada que nos enfrentamos a él con ánimo de descubrir un libro valiente, nuevo, sugerente…

De entrada podemos decir que es un relato humano y animal, como una película de dibujos animados en la que los hombres y mujeres corren de un lado para otro, y los animales hablan y participan en la acción.

El coro griego que nos saluda al principio del libro es un lugar elevado desde el que se ve todo, el mundo entero, la trama de la novela y el hondo ánimo de los personajes. Allá en lo alto están Musa, Felipe, y La Luz, que es una especie de dios pagano que todo lo ve, todo lo sabe, todo nos lo cuenta. Ese coro, tan singular, tiene fuerza y no deja a nadie indiferente: Musa, una burra, y Felipe, un perro. Junto a una deidad difícilmente clasificable. Un hallazgo que Luis Miguel Díaz nos da de premio para empezar a discurrir por las páginas de su libro.

Son ellas las depositarias de unas estupendas aventuras que ocurren por las tierras de Guadalajara, y en el que sin duda tienen una gran fuerza protagonista las riberas del Henares por Bujalaro, las vertientes del castillo de Jadraque, las plazas orondas de Guadalajara y los callejones de la episcopal Sigüenza.

De entre todos los personajes que desfilan por sus páginas, se me hacen preferidos enseguida los protagonistas del primero de sus tres grandes relatos: son los Eremitas de Henarejos. Boni y Leonor, una rara especie de hippies bondadosos y taumatúrgicos que podrían haberse convertido, hace muchos muchos años, en referencias de peregrinaje. Por otro lado me destaca sin lugar a dudas Quintín Elvigoraco, un personaje de tremenda fuerza y personalidad, al que le ocurren desgracias y del que puede decirse que tiene la esencia del gran personaje de novela, pues su aventura discurre en un caminar por pueblos, ciudades y aventuras diversas, la mayoría de ellas cotidianas y hogareñas.

El estilo que usa Luis Miguel Díaz en esta tercera obra suya es muy español, personal pero dentro de una corriente que nace lejos, que se modula en los siglos, y que no resulta exagerado decir que nace claramente en Cervantes, al que en muchas frases, en muchas fórmulas y recursos nos recuerda.

Es este libro algo más que una novela, algo más que un cúmulo de relatos. El autor se empeña, básicamente, en ir más allá de un género, y así dedica algunas páginas a montar la narración como una representación teatral, en otras desarrolla la narración del cuento, y en algunos momentos sueltas unas pizcas de poesía (todas las del libro son suyas). Esta aventura, sin duda, es difícil, pero el reto está lanzado y los relatos muy conseguidos. Esos diversos relatos, esos “otros cuentos” que están unidos entre sí por los personajes y sus consecuencias, parecen el inicio de una gran aventura de la que este libro es un inicio, con muchas alas y muchas ganas.

Una razón geográfica

Los “Eremitas de Henarejos” viven y se mueven en las tierras de en torno al Henares, que desde Horna, en la sierra ibérica junto a Medinaceli, va creciendo y sonando hasta que en Mejorada del Campo entrega sus aguas al Jarama: ellas son la basamenta de tantas aventuras.

Explicaré muy en brevedad la razón de ese extraño nombre “Henarejos” que aparece en el título, y diré en qué vecindades asienta.

Aunque la gente de Bujalaro, que es el municipio de la provincia de Guadalajara en el que discurre buena parte de la narración, sabe dónde están los Henarejos, es precisamente un jesuita, el padre Gonzalo Martínez, quien en su obra titulada “Las Comunidades de Villa y Tierra de la Extremadura Castellana” editada por Editora Nacional en 1983, y en su página 277, nos dice que este nombre es el de un despoblado, un antiguo pueblo, ya desaparecido, que se encuentra en el término de Bujalaro, 1.600 metros al Norte/Nordeste, unos 250 metros a la derecha de la carretera que va de Jadraque a Matillas, pasado el pueblo, lindando con el arroyo del Sestero, y a cuyo enclave hoy llaman “La Magdalena”, que está documentado a mediados del siglo XIV, exactamente en 1353, año en el que la Gran Peste Negra europea azotó a Castilla.

Los otros enclaves en los que Luis Miguel Díaz sitúa a su personajes y les hace vivir y discurrir son Guadalajara ciudad, Jadraque cercano, como gran villa con estación de tren, lo mismo que Sigüenza, en la que se menciona de pasada la catedral y su Doncel lector, y finalmente la villa de Mandayona, a orillas de lo que hoy es el río Dulce, en cuyos alrededores, y en una casona aislada entre los campos, discurre la última aventura.

Esta es una tierra, la de  Guadalajara, el Henares, el río Dulce, la medieval Sigüenza, que sin duda está cuajada de historia y llena de encantos. Es esta, pues, una ocasión especial  para invitar a todos a visitarla, cosa que hago con mucho gusto. Sobre todo porque tras la lectura del libro de Luis Miguel Díaz van a quedar unas ganas muy señaladas de salir a hacer esa ruta imaginaria y real que él propone en su libro.

La Ruta de los Eremitas

Si algún valor “turístico” ofrece esta novela de Díaz González, es la de poder marcarse la ruta de los eremitas, y vivir con su recuerdo la aventura de viajar a pie por donde ellos lo hicieron. Y así esta ruta va desde la ciudad de Guadalajara, pasando por Taracena, y a su vera el pico del Aguila, en cuyas faldas, pobladas ahora de pinos, y en el camino que conduce a Tórtola, los viajeros se abrasan en un primer beso que marca el resto de la obra. Siguen por Hita, y se asombran ante el castillo de Jadraque, donde aposentan gracias al panadero de la villa. Y siguen hasta “la Magdalena”, que entonces era un pueblo ya prácticamente hundido, vacío de gentes, pero con latido aún.

Desde ese mítico Henarejos de Bujalaro, los viajeros discurren luego, por Matillas tomando el valle del río Dulce arriba, hasta Sigüenza, y volviendo es en Mandayona donde ocurre la última y sorprendente historia.

Apunte Bibliográfico: Los eremitas de Henarejos

Es este libro una novela que en forma de cuentos y con diversos estilos literarios entrelaza varios relatos. Todos los personajes están relacionados o se les recuerda en cada uno de los cuentos. No solo supone una entretenida secuencia de aventuras y anécdotas, sino que el autor describe esta tierra de en torno al Henares en la que surgen los despoblados o las ciudades tal como son. El título es “Los Eremitas de Henarejos y otros cuentos” y el autor Luis Miguel Díaz González. Forma como número 30 de la Colección “Letras Mayúsculas” de la editorial alcarreña AACHE. Tiene 170 páginas y cuesta 15 Euros. Desde Madrid, a Sigüenza, en cualquier librería puede encontrarse.