Los Escritos de Herrera Casado Rotating Header Image

Pepe Noja y la escultura progresista

Antesdeayer se inauguró oficialmente, en el espacio de los Cuatro Caminos, una nueva escultura que adorna la ciudad. Esta es de las buenas, de las que tienen caché, por autor, por precio, y por prestancia. Titulada “Homenaje a los Pueblos de Europa”, el diseño de Noja nos ofrece dos grupos idénticos, pero anclados en distintos ángulos, uno junto a otro: son dos eslabones de cadena, hincados en el suelo, y unidos entre sí por otro eslabón abierto. La interpretación de la escultura es libre, y mientras el autor la hace simbólica de los pueblos de Europa (al parecer, de los que han roto hace poco sus cadenas) otros ya la han bautizado como “los nemertinos”, que son unos gusanos que viven en los roquedales de la costa.

El Homenaje a Europa de Pepe Noja. En la rotonda de Cuatro Caminos de Guadalajara.

La escultura que acaba de inaugurarse en Cuatro Caminos tiene algunas hermanas gemelas distribuidas por España. Esto de los eslabones de cadena unidos, incrustados en el suelo, o en edificios, lo ha utilizado el autor con cierta profusión en diversos lugares. El más parecido es el que se levanta en el Parque del Rinconcín, en Gijón, y allí lo tituló “Solidaridad”. Frente al mar Cantábrico luce mucho, y el verde del suelo (que en Gijón es natural, mientras que en Guadalajara es de pega, lo bajaron de un camión hace poco más de una semana, y lo extendieron sobre la parda llanada de nuestro erial) la hace aún más brillante. Como gustó mucho, la autoridad portuaria de Gijón le encargó a Noja otra escultura que él denominó “Tolerancia” y que se ha considerado en el momento de su inauguración, hace unos meses, como “hermana gemela” de la del Rinconcín.

Esta escultura que acaba de inaugurarse en Guadalajara está hecha con acero inoxidable, y pesa más de ocho toneladas. La elaboración técnica, siguiendo las pautas, o modelos, del autor, se ha realizado en Finlandia, y desde allí se ha trasladado al domicilio del autor en Madrid, desde donde finalmente se ha traído a nuestra ciudad. Cada cilindro tiene 80 cms. de diámetro, y el conjunto alcanza los cuatro metros y medio de altura. Según el autor, estos eslabones están anclados en el suelo para significar la fuerza de Europa, y dos de ellos están abiertos significando que en Europa caben aún más pueblos.

El tema de los cilindros de brillante acero, en los que se refleja el paisaje colindante y el azul del cielo, lo ha utilizado Pepe Noja con bastante asiduidad. En Torrejón de Ardoz, una gran escultura de este estilo, firmada por él, luce a la entrada del Polígono de las Monjas. Esa se titula también “Solidaridad” y viene a representar la de la villa campiñera con las tres poblaciones con las que está hermanada (Bir Gandul, en el Sahara Occidental, Boyeros, en Cuba, y Condega, en Nicaragua). En Avilés tiene otras dos muy similares: una al final de la avenida de San Agustín, presidiendo una rotonda, y otra en la calle Jovellanos, en un muro de la antigua cárcel, donde ahí representa el eslabón de una cadena que traspasa el muro del penal y se abre a la calle.

En Santurce tiene otra muy parecida. Esa la titula “Amistad”, y el significado que a los eslabones de acero pulimentado les da Pepe Noja es este: “Los eslabones en acero inoxidable simbolizan la unión, el abrazo por encima de ideologías, discrepancias o credos religiosos, sugiriendo en toda su pureza los valores que dan sentido a la existencia humana, tales como la libertad, la solidaridad, la justicia y el respeto a la diversidad en la pluralidad, todo aquello que hace de la utopía un motor para la esperanza”.

Una vida de artista

José Noja nació en Aracena (Huelva) en 1938. Realizó estudios de arte en Andalucía, y cursó estudios de aeronáutica, ingresando en 1957 en la Escuela del Aire, donde se graduó como piloto, y empezando a trabajar como piloto de aviación civil en 1960, laborando en un principio en la Compañía KLM. Aprovechando su estancia en Holanda jugó como futbolista en el Ajax de Ámsterdam, y en 1962 fue becado por el Estado holandés para estudiar en la Famous Arts School of California, empezando a partir de entonces su producción artística personal y sus exposiciones. Previamente había expuesto en Madrid, en algunas colectivas como El Otoño Juvenil,  en el Paseo del Prado de Madrid, en la Feria del Campo y en la Sala Lealtad, de Madrid, hacia finales de los años 50. Enseguida pasó a participar activamente de la vida artística y cultural de Europa Central, con numerosas exposiciones en ciudades de Bélgica, Holanda, Alemania y Reino Unido.

Aunque siguiendo la escuela de Pablo Serrano, a base de materiales firmes y consistentes, como la madera, la piedra y el bronce, inicia obras de expresionismo claro, luego pasa con nitidez al formalismo abstracto que Noja desarrolla desde una forma primaria en su concepto y casi exclusiva en su obra: el cilindro. Con ella se expresa en sus obras de interior y en sus esculturas públicas de espacios abiertos, donde utiliza el acero y, en los últimos tiempos, el acero inoxidable. Ha destacado además en la idea de crear museos de Arte al aire libre, poniendo inicialmente obra suya, y gestionando despué sla adquisición de otras obras de artistas contemporáneos, en ciudades con capacidad adquisitiva más que suficiente para este empeño. Ocurrió así en su pueblo natal, Aracena (1985), siguió en Huelva con el Museo de Arte Contemporáneo V Centenario, (1991), y se desarrolló posteriormente en Alcalá de Henares (1993), en Cáceres (1997) y, más recientemente, ha desarrollado otro Museo de este tipo en Santurce (2003). Recientemente, en Laviana (Asturias), donde Pepe Noja es presidente honorario de la Agrupación Socialista local,  ha dejado algunas esculturas, y ha propuesto (y ha sido aceptado) la creación de otro Museo de Escultura al Aire Libre, esta vez en el Parque de la Vega, entre Pola de Laviana y Barredos, donde bajo su dirección y con su proyecto se pondrán 25 esculturas, una por cada país de la Unión Europea.

Escultor de ideas

A partir de 1975, Noja regresa a España, y comienza a diseñar y producir obras que engalanan espacios públicos de ciudades y pueblos. En este sentido, podemos destacar sus diversos Monumentos a los Derechos Humanos, a la Constitución, y a los símbolos de la Amistad y la Solidaridad. Es precioso su grupo titulado “Estrellas” en el vestíbulo de la Estación principal de Metro en la Puerta del Sol de Madrid, y ha hecho monumentos a personajes genéricos e instituciones, como el del Minero en Puertollano, el del Zapatero en Almansa, el del V Centenario del Descubrimiento en Huelva, el de la Industria del Mueble en Yecla, al Abuelo en Alcobendas, y a la Libertad en Laguna de Duero, a las Tres Culturas, en Alcalá de Henares, al Milenio, en Leganés, y a la Música en el Auditorio Nacional de Madrid.

Escultor de personas

En el aspecto más figurativo cabe reseñar las esculturas que ha creado en homenaje a personajes españoles. Recordar así que en Alcalá se le debe el monumento a Manuel Azaña y el grupo de la rotonda de los  Aguadores. En Madrid ha colocado su enorme escultura dedicada a Largo Caballero, de grandes proporciones, en el Paseo de la Castellana, ante los Nuevos ministerios. Es el autor del busto que la Agrupación Socialista de Vitoria dedicó a Fernando Buesa, asesinado por ETA. A Ramón Rubial, presidente del PSOE desde 1976 hasta 1999, ha dedicado Noja dos esculturas. Una en Santurce, y otra en el edificio del Congreso de los Diputados, esta última por encargo expreso de la Fundación “Ramón Rubial”. También ha puesto recientemente un busto del político alemán Wilhelm (Willy) Brandt, en Huesca, dado que este personaje fue brigadista internacional por tierras del Alto Aragón. Y otro dedicado a Pablo Iglesias en Madrid, justo en el lugar donde estuvo otra estatua del fundador del PSOE, destruida en 1936, entre la avenida Reina Victoria y la Avenida Pablo Iglesias. Tiene además numerosas interpretaciones retratísticas de personajes como Enrique Tierno Galván (Ciudad Real, 1986), Pablo Neruda (Madrid, 1981), Pablo Picasso (Tudela de Duero, 1983), Julián Besteiro (Madrid, 1985), Don Juan de Borbón, en Cáceres, etc. Tiene, entre otros, los Premios Pablo Iglesias de Escultura (1978) y el Isaac Viñals, en Salamanca, en 1993.

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *