Los Escritos de Herrera Casado Rotating Header Image

noviembre 4th, 1988:

Una familila gallega en Guadalajara: los Sotomayor

 

Una de las familias de hidalgos que hubo en pasados tiempos en Guadalajara y su tierra, fue la de los Sotomayor, oriundos de Galicia, y asentados en la Alcarria, dando varias ramas ilustres, una de las cuales, la que se unió a la de los Dávalos, tuvo participación en los avatares políticos de nuestra ciudad, así como en la construcción de uno de sus más importantes monumentos: el palacio de Dávalos, en la plaza de su mismo nombre. Y queriendo añadir un dato mas para la historia de esta noble casona, que fue erigida para el cobijo de una encopetada familia, y hoy ha quedado como una joya en herencia de pasadas centurias, doy a, continuación la relación genealógica dé la familia Sotomayor, que en Guadalajara tuvo su asiento, tomada (en hallazgo afortunado repasando viejos manuscritos en la Real Academia de la Historia) de la Tabla Genealógica de la familia Sotomayor, vecina de Guadalajara.

Comenzaré recordando los versos que pone el poeta Luís Zapata en su «Carlos Famoso», cuando señalando todos los escudos que lucían en el friso del gran artesonado morisco del salón de linajes del Palacio del Infantado, decía así de los Sotomayor:

Las tres faxas d’escaques roxos y oro / con las vandas por medio atravessadas / y son las vandas negras con decoro / ygual en campo blanco encaminadas: / Son de Sotomayor, que han mucho Moro muerto / y hecho mil cosas señaladas / y según que se tiene dello sciencia / de Galizia es su antigua descendencia.

Este escudo, tallado en piedra, se ve hoy todavía sobre la puerta principal del palacio, de los Dávalos, así como en los capiteles de su patio, y en escudetes ppolicromados que sostienen el gran artesonado del piso alto de esta casona.

Venían los Sotomayor, efectivamente, de Galicia. Salazar recuerda y rehace la línea familiar hasta los comienzos del siglo XIV. En que aparecen don Payo Gómez dé Sotomayor, casado con doña Hermesenda Núñez Maldonado, y su hijo don Suero Gómez de Sotomayor, caballero gallego, que casó con doña Juana Terruchaón. El hijo ‑de éstos, don Juan Páez de Sotomayor, llamado «él viejo», fue el primero que se afincó en Guadalajara, y lo hizo hacia comienzos del siglo XV. Casó con doña Catalina de Orozco, y tuvieron un hijo, también llamado Juan Páez de Sotomayor, a quien en Guadalajara le conocían por el «mozo». Aquí casó con doña Catalina de Reinoso, teniendo dos hijos que darían todavía largas series de ilustres personajes. El mayor de ellos fue don Hernán Páez de Sotomayor, contemporáneo de don Iñigo López de Mendoza, primer marqués de Santillana. Casado con doña Teresa Arnaldez de Loaisa, tuvieron a don Pedro Páez de Sotomayor, quien casó con doña Catalina de la Peña, y tuvieron a su vez dos hijos: el primero de ellos fue don Antonio Páez de Sotomayor, casado con doña María Carrillo de Alarcón, que casó con Bernaldo de Mata, natural de Guadalajara. El hijo de ambos tomó los apellidos más nobles y de superior prosapia, de la línea materna: don Pedro Ruy de Alarcón y Sotomayor caballero de Santiago, y Corregidor en Zamora, quien casó con doña Isabel de Salinas, teniendo a don Pedro de Alarcón y Sotomayor, militar y caballero de Calatrava.

El segundo hijo de don Pedro Páez de Sotomayor y doña Catalina de la Peña fue don Fernando Páez de Sotomayor, quien ca­só en Guadalajara con doña Inés de Proaño. Tuvieron una hija, doña Catalina de Sotomayor, quien en la primera mitad del siglo XVI casó con el licenciado don Hernando Dávalos y de Ava­los, constructor del palacio que aún hoy se conserva con su nombre. El hijo de ambos, y conti­nuador en la obra arquitectónica de sus padres, fue el licenciado don Hernando Dávalos y So­tomayor, procurador en Cortes por el estado de hijosdalgo de Guadalajara, y cuyo es el escu­do nobiliario de la portada del palacio arriacense, que él acabó de construir. Fue también miembro del Consejo de Castilla, y regente de la Vicaría de Nápoles. Obtuvo los títulos de marqués de Peñaflorida y señor de Archilla, localidad a orillas del Tajuña. Continuador en títulos y excelencia fue su hijo don Alonso Dávalos y Sotomayor, segundo señor de Archilla, y aún le siguieron el hijo de éste, don Fernando Dávalos y Sotomayor, don Francisco Domingo Dávalos y Sotomayor, caballero de Calatrava, mayor­domo de don Juan de Austria, y su hija doña María Dávalos, viuda del primer marqués de Villa­toya, vivía aún a fines del siglo XVII. Es, pues, en esta rama de, los Dávalos y Sotomayor, bien patente la ininterrumpida línea de caballeros hijosdalgo durante cuatro siglos, desde comienzos del XIV a finales del XVII.

Para completar esta visión genealógica de’ los Sotomayor en Guadalajara, es preciso volver al matrimonio de don Juan Páez de Sotomayor, «el mozo», con doña Catalina de Reinoso, cuyo segundo hijo fue don Juan Páez de Sotomayor, y casó en Alcalá de­ Henares con doña Francisca de Mendoza. Su hijo fue don Gaspar Páez de Sotomayor, quien casó con doña Antonia de Cartagena, dando , una línea primogénita, afincada en Alcalá de Henares, y otra segundona, que termina, ya en el siglo XVII, con doña Elena de Sotomayor, monja en el convento concepcionista de San Acacio, en la ciudad de Guadalajara.

De tanto claro varón no podemos decir que se haya borrado totalmente el recuerdo. Queda el dato documental de su genealogía, y aún permanece en pie el palacio que en Guadalajara construyó esta familia, emparentada con los Dávalos, dejándonoslo como muestra preclara del arte renacentista. Estos señores fueron también dueños jurisdiccionales y territoriales de algunos enclaves de la Alcarria, como por ejemplo de Archilla, en el valle del Tajuña.