Los Escritos de Herrera Casado Rotating Header Image

teatro

Un alcarreño benemérito: fray Melchor de Yebra

Esta tarde de viernes 2 de septiembre, y en Yebra, va a tener lugar un merecido acto de homenaje a la memoria de uno de sus más famosos naturales, el que fuera fraile franciscano Melchor Sánchez del Arco, y que adoptó en su vida el sobrenombre de su pueblo natal, fray Melchor de Yebra.  Y va a ser doble el homenaje, no solo por acudir a traer a la actualidad de su personalidad y de su obra, sino porque va a ser presentado en dicho acto un libro que ha escrito Francisco Vaquerizo Moreno, y que lleva por título “El vocero de los sin voz”, que trae –en forma de representación teatral- a los paisanos actuales la memoria de tan insigne hijo de la tierra. No solo por su función religiosa, sino muy especialmente por su tarea científica, que ha sido de siempre resaltada como una de las pioneras en el tratamiento de los sordos, y de los mudos: fue fray Melchor de Yebra un iniciador de las prácticas del lenguaje de la manos, hoy tan utilizado en todas partes como forma de comunicar a las personas sordas los mensajes y las noticias. Un personaje de relieve Este Melchor Sánchez del Arco del que tratamos nació en Yebra en 1526, en la familia del capitán Pedro Sánchez del Arco, personaje que participó en la toma de Orán en 1509, y de Catalina Nieto. Ingresó en la orden de San Francisco en 1546, en el monasterio de San Juan de los Reyes, de Toledo, adoptando entonces como nombre religioso el de Sánchez de Yebra, pasando a ocupar años después los más diversos cargos eclesiásticos en diversas casas religiosas en que residió. Fue guardián en Alcalá de Henares y en El Castañar (Toledo), fue vicario de monjas en Toledo, y al fin electo Definidor de la Orden en el Reino de Castilla. También vivió en Madrid, donde fue Vicario y Confesor en el monasterio de Las Descalzas, pasando al fin a Toledo, a San Juan de los Reyes, donde finalmente falleció en 1586. La noticia más fiel y directa que tenemos sobre él es la referencia que a su personalidad se hace en la “Relaciones Topográficas” de Yebra, a finales del siglo XVI: Así leemos en ellas que “Las personas señaladas en letras que han salido de esta Villa, han sido […] Fray Melchor de Yebra, fraile Francisco hermano de dicho Doctor […]

La Guadalajara entrevista por Mañueco

Desde hace poco más de un año, nuestro paisano Juan Pablo Mañueco está desarrollando una tarea literaria y editorial fuera de las comunes normas. Porque en ese espacio de tiempo, aproximadamente de un año, ha dado a luz nada menos que nueve libros (uno de ellos doble, por lo que en realidad serían diez), lo cual le pone a la cabeza de todos los records habidos y por haber. Libros densos, cuajados de ideas, de visiones y poemas, de historias y evocaciones guadalajareñas, castellanas, hispánicas… En días en que suelen repasarse los aconteceres del año, y destacar acontecimientos de relieve que tuvieron al 2015 por protagonista, creo que es muy justo señalar la figura de Juan Pablo Mañueco, y su obra literaria, como uno de los referentes de trabajo, dedicación y esfuerzo por una tarea autoimpuesta: la de escribir, relatar y entretener. Un nombre que se perfila idóneo para optar a ese cúmulo de opciones que el nuevo callejero reclama. Porque si de nombres propios se llenaran los rótulos de las calles, los pensadores y escritores debería optar a los mejores puestos. Los políticos honrados también, y los profesores, y los científicos, y los deportistas… y en esas aparece nuestro autor, que sigue escribiendo, y preparando, según él nos cuenta. Entre esos libros que ha publicado, yo destaco siempre los dedicados a Guadalajara, plenamente identificados con el ser de la ciudad y su tierra en torno. “Guadalajara, te doy mi palabra”, breve y exquisito. “Viaje por Guadalajara”, en el que se entremezcla la poesía con una novela de a pie, un día entero andando y descubriendo la ciudad, con toques mágicos y sugerentes. O al final ese “Donde el Mundo se llama Guadalajara” que es monumental, completo, absorbente … En un encuentro breve, sentados ambos al calor del sol del mediodía otoñal, frente a San Ginés, le hago unas preguntas que Mañueco responde contenido, porque se le nota que aún diría más, a cada tema, y lo diría con palabras ciertas y meditadas. Tras estos diez libros en un año ¿en qué trabajas ahora? ¿Quizás una nueva novela? Sí, está terminada ya, y en estos días ha llegdoa a las librerías. Es la primera novela de una trilogía titulada “La conversión del papa Francisco”. La inicial se llama “La Ciudad de Dios”, y relata el cónclave de 2013, en que resultó electo Jorge Mario Bergoglio. El título general, “La conversión […]