Los Escritos de Herrera Casado Rotating Header Image

Molina de Aragon

10 Castillos imprescindibles de Castilla La Mancha

Un recorrido por Castilla la Mancha nos ofrece panorámicas de su patrimonio ingente: común a la tierra castellana, son esos edificios, los grandes castillos y alcazabas, los que mantiene su memoria. Una tierra grande, ancha, antigua. Una tierra que hoy vemos luminosa, con viñedos, ciudades monumentales, industrias, juventud que se entrena. Pero Castilla la Mancha es también una tierra de hondas tradiciones, y, sobre todo, un lugar en el mundo donde surgen altos y severos los vestigios de una historia cierta, irrenunciable, cargada de símbolos, certezas y misterios. En ella se alzan (es Castilla… recuerda) los castillos, a docenas. En cualquier recodo del camino surge a lo lejos, en el horizonte, la alzada presencia. Y en llegando se levanta sonoro, poderoso, el oscuro perfil de sus almenas. Los castillos de Castilla la Mancha tienen mucho que decirte, todavía. Atienza. En la parte mas al norte de la tierra castellano-manchega, se alza la villa amurallada y roquera de Atienza, poblada hace miles de años por los celtíberos, bastión luego de los musulmanes, y desde hace siglos ocupada de labriegos que admiraron siempre a sus señores, los reyes castellanos, los condes guerreros, dueños de las distancias. Atienza tiene un castillo roquero sorprendente, al que es muy fácil subir, a pie, desde la plaza mayor. En lo alto de la roca, la torre del homenaje, y al final de sus escaleras, las terraza. Sube allí, observa en torno, escucha y aguanta el viento, poderoso. Almonacid de Toledo. Sobre la llanura parda toledana se alza en lo más alto de un poderoso cerro esta fortaleza que fue durante siglos propiedad de los arzobispos toledanos. Su estructura es muy curiosa, y muy demostrativa de cómo fueron las construcciones militares medievales: cerca exterior, castillo interior y torre fuerte o del homenaje en su centro. Belmonte. En la tierra de Cuenca, sobre las anchas llanuras de la Mancha, esta riente pirueta de la arquitectura y la historia. Propiedad de los Pacheco durante siglos, el buen hacer de un arquitecto borgoñón, Juan Guas, levantó esta complicada mezcolanza de torres y patios, de salones y ventanas. Todo tiene el marchamo de lo gótico en Belmonte, y allá se celebran, ahora, luchas y torneos con armas antiguas, entre bravos muchachos que entrenan con sus espadas, lanzas y dagas. A Belmonte es fácil llegar, subir en coche hasta la puerta misma del castillo, y vagar por su patio, sus salones que […]

Un libro feliz, las 100 Propuestas Esenciales

Una de las aventuras que mayor satisfacción me ha dado, en mi actividad como Cronista, viajero, estudioso y divulgador del patrimonio de Guadalajara, ha sido durante el año 2015 la preparación y coordinación del libro “100 propuestas esenciales para conocer Guadalajara”. La idea, que se me ocurrió cuando andaba pensando en el tema que ocuparía el nº 100 de la Colección “Tierra de Guadalajara” de mi editorial AACHE, era muy simple: reunir los cien temas más interesantes de nuestra provincia (de arte, de naturaleza, de fiestas, monumentos aislados, bienes muebles, etc…) y pedir que los describieran, en no más de 500 palabras, a los amigos y amigas que yo pensaba que los conocían bien y los iban a plasmar con fidelidad. A cada uno de esos textos le añadí yo alguna fotografía, y en la editorial me consiguieron un diseño de páginas muy atractivo. La idea salió perfecta, todo el mundo lo reconoció: a partir de febrero se empezó a presentar el libro, y aún siguen llegando peticiones de hacerlo en determinados círculos culturales. Mis amigos y amigas escritores quedaron encantados con la aparición de la obra, y en poco más de medio año ha quedado prácticamente agotada. Con ella he conseguido además, me consta, promocionar la imagen de Guadalajara de una forma clara y atractiva, de tal modo que el turismo hacia nuestra provincia sigue aumentando, y este libro lo llevan muchos como abecedario de su viaje. Aquí pongo algunas imágenes de sus páginas. Y ojalá pudiera dar las gracias a cuantos me aceptaron la idea de colaborar con sus escritos. Son más de 50, y por eso no caben aquí sus nombres. Pero sí caben en mi corazón, que es donde siempre quedarán.

Armas y colores para Molina de Aragón

Hace unos 20 años publiqué un libro sobre “Heraldica Molinesa” que se agotó pronto, porque al parecer hay todavía mucha gente interesada en los temas de la emblemática personal e institucional. Guadalajara es uno de esos territorios en los que los escudos y tallas sobre piedra continúan siendo abundantes, y siempre gusta rememorarlos, describirlos y descubrirlos incluso. Aquel libro está ahora en proceso de reedición, y el interés que muchos mostraron entonces por el escudo de Molina de Aragón vuelve en estas líneas a manifestarse. La heráldica es una ciencia que ha de ser, todavía hoy, escuchada y estudiada, para en ella y en sus arcanos entresijos encontrar razón cierta de muchas trazas y andanzas de los pasados siglos. En ella están escondidos nombres, leyendas, historias y biografías que, desde la piedra y el color de sus metales y emblemáticos decires, parecen deshacerse en expresión latiente hacia nosotros. Toda la tierra de Guadalajara, para quien desee conocerla en su anchura y altura ultimas, esta plena­mente cuajada de escudos, de blasones que por portaladas y ente­rramientos hablan de otras épocas. Vamos a tomar en nuestras manos la razón de una ciudad, la de Molina de Aragón, y ver en su escudo, que con el devenir de los siglos se ha ido transformando, los pasos cru­ciales de su historia interesantísima. Repartido en antiguos sellos concejiles, documentos y piedras talladas, el escudo molinés ha ido evolucionando a lo largo de la historia, hasta llegar al que hoy utiliza oficialmente, sancionado por unas costumbres y una tradición, en emblemas y documentos oficiales. La descripción mejor, más solemne y pormenorizada, esta en las páginas de la Historia del Señorío que en el siglo XVII escribie­ra don Diego Sánchez de Portocarrero. El primitivo escudo de Molina fueron dos ruedas de molino, en plata, sobre fondo azul. En los primeros tiempos, tras la reconquista del lugar a los árabes, usó por armas una sola rueda. De ese modo se veía en uno de los torreones del antiguo castillo de Cuenca, en el muro que daba al Huécar, en recuerdo del señalado papel que habían tenido los molineses, al mando del conde don Pedro, en el asalto y toma de Cuenca en 1177. También en algunos sellos antiguos de la ciudad se veía este escudo de una sola rueda, pues así lo adoptaron sus condes en los primeros tiempos de su dominación. Algo después, concretamente en el siglo […]

Nueva visión de la Celtiberia histórica

El pasado día 11 de Noviembre, se presentó en Guadalajara, entre los numerosos actos del ciclo “Letras de Otoño” de la Diputación Provincial, la obra espléndida que ha editado el Museo Comarcal de Molina de Aragón sobre la Celtiberia en aquella comarca. Un acto sencillo en el que contamos con las palabras de Lucía Enjuto, diputada de Agricultura; de Juan Manuel Monasterio, responsable del Museo Comarcal molinés, y de las arqueólogas y autoras del libro María Luisa Cerdeño y Teresa Sagardoy. Entre las apasionantes incógnitas que nos han ido quedando suspendidas en el aire, al recopilar datos y analizar memorias de un tiempo muy pasado, pero todavía por describir en su totalidad, como fueron los mil años anteriores al nacimiento de Cristo, vemos que por nuestra tierra pasaron muchas gentes, y muchas cosas. Era ya tiempo de analizarlas con detenimiento, de volver a apasionarnos ante el eco de aquellas batallas, de aquellos ritos y ceremonias. La otra tarde visitaba con algunos amigos el Museo Arqueológico Nacional, en su remodelación del pasado mes de abril (una obra a la que sin duda hay que aplaudir, y visitarla a menudo) y pasé un buen rato en la zona de las culturas peninsulares prerromanas, en la que tantas cosas curiosas de los celtíberos de nuestro territorio se exponen. Por citar unas pocas: la espada ibérica de Guadalajara con su gran empuñadora de oro; los ajuares guerreros de Aguilar de Anguita, el enorme collar ceremonial de la necrópolis de Maranchón… Celtíberos por las sierras del Ducado En el libro que se nos ha propuesto recientemente, dirigido por la profesora Cerdeño, se tratan con pormenor todos los elementos y lugares en los que se encontraron esas piezas de museo. La Arqueología de los celtíberos comenzó a estudiarse en Guadalajara a principios del siglo XX. Aunque ya Joaquín Costa en 1887 se preocupó de analizar su organización política y religiosa, los primeros trabajos sobre Numancia se deben a Loperráez y los de de F. De Padua se dedicaron a Hijes. Pero fue don Enrique de Aguilera y Gamboa, marqués de Cerralbo (1845-1922) quien como erudito y mecenas trabajó durante años en nuestra tierra, desde Sigüenza a Molina. En este libro que comento, aparece un gran capítulo que habla de la evolución de las investigaciones y excavaciones de temática celtibérica en Guadalajara. Otros capítulos nos hablan (todo en un lenguaje claro, didáctico y riguroso al tiempo) con […]