Los Escritos de Herrera Casado Rotating Header Image

mendoza

En el convento de San Pedro Mártir de Toledo

escudo de la cerda en san pedro martir de toledo

Una visita al monasterio dominico de San Pedro Mártir de Toledo, admirando algunos de los muchos elementos de la historia del arte español que caben y se muestran en su templo, algunos de ellos con raíces guadalajareñas.

Un alcarreño en América, don Antonio de Mendoza

antonio mendoza pacheco

Una revisión biográfica de la persona y la obra del alcarreño Antonio de Mendoza y Pacheco, primer virrey de la Nueva España, y algunas alusiones al hermanamiento de las Guadalajaras de España y Jalisco.

El púlpito mendocino de El Burgo de Osma

burgo de osma pulpito mendocino

Un breve estudio iconográfico sobre el púlpito gótico que Pedro González de Mendoza, Cardenal de España, mandó poner en la nave principal de la Catedral de El Burgo de Osma, en cuya diócesis ejerció de administrador.

Heras de Ayuso, en el camino de Aragón y Navarra

Un paseo por la memoria de Heras de Ayuso, de Sopetrán y de Hita, a propósito del Camino de Navarra que pasaba por estas localidades, cruzando el Henares en la barca de Maluque.

Vuelta a Pioz

Una potente “Asociación de Amigos” ha surgido en Pioz: la de su Castillo Medieval. Todos sus miembros se mueven en la misma dirección, que es la de sentar las bases de una recuperación paulatina, pero total, de su castillo. El de Pioz es uno de esos emblemas del patrimonio alcarreño más conocidos y que reclama una atención y un cuidado. Hace unos días, y al llamado de Alejandro Pastor Loeches, presidente de la Asociación de Amigos del Castillo de Pioz; de Enrique Prat Bosch, su anterior alcalde promotor de los trabajos de excavación en el mismo; de César Gómez Fraguas, uno de sus más acreditados estudiosos, y de José Antonio Pendás, actual alcalde de Pioz, me día una vuelta alrededor de este singular y espectacular monumento. A tan solo media hora, sin correr, de Guadalajara, y no mucho más desde Madrid, se alza en medio de la meseta alcarreña este imponente testigo de los tiempos pretéritos. Con ellos hablé, y con otros varios miembros de esta Asociación, que me colmaron de atenciones. Pero con los que pude departir, a gusto y sin prisas, acerca de esos temas que me preocupan, y que no pueden dejarse a un lado, por fuerte que sea el grito mediático de la política partidista y las cuestiones que hoy priman (o algunos quieren que primen) sobre empoderamientos de género, enraciaciones y otras cuestiones aún por definir. Estas del cuidado de nuestro patrimonio no parecen estar en la primera línea de preocupaciones de las altas jerarquías del Estado, o de la provincial política. Pero sí que están en la primera línea de preocupaciones de muchas gentes de a pie, de muchos votantes. Al castillo de Pioz se le quiere (desde el corazón de las gentes del pueblo) se le respeta, y con él se sufren las agresiones del vandalismo nocterniego que a veces le aplica sus histéricas pintadas. En general, la idea es unánime: hay que recuperar, poco a poco, este gran edificio. Hay que estudiarlo, limpiarlo, recomponerlo, utilizarlo… hay precedentes, cercanos, de acciones tales. Se puede hacer y se debe empezar ya. Por ejemplo, con llamadas de atención a la ciudadanía, para que lo visiten, lo respeten, y también ellos vayan dando ideas de un posible uso: ¿un lugar de encuentro, y exposición, de la producción agraria en la Alcarria? La miel, el vino, los aceites, los trigos…. Ahí está la primera idea. Llegar y […]