Sigüenza, una ciudad medieval

tierra01

Cada año acuden más viajeros, atravesando la provincia de Guadalajara, hasta la ciudad de Sigüenza, en la que la historia y el arte han dejado, desde hace siglos, tantas huellas, que hoy se muestra como un verdadero museo cuajada de edificios, ambientes y memorias que le dan con justeza el título de ciudad medieval.
A lo largo de su historia de 2.000 años, se han sucedido las peripecias históricas, centradas en la pertenencia en señorío a una larga nómina de obispos, y se han ido viendo surgir edificios de distintos estilos, amalgamando una intensa vida social y costumbrista, cuajada hoy en curiosas fiestas.
Este libro, escrito por el Cronista provincial de Guadalajara, Antonio Herrera Casado, y que ha alcanzado numerosas ediciones, sirve de guía para conocer y visitar Sigüenza.

Este fue uno de los primeros libros que escribió Antonio Herrera, y que a través de diversas ediciones, siempre mejoradas, de sus muchas fotos y datos concretos, ha servido para captar la atención de viajeros, que con esta obra en las manos ha conseguido definir mucho mejor su percepción de la ciudad del Doncel, de Sigüenza única.
En una primera parte se describe la historia  del burgo, rememorando su Universidad, el urbanismo, la vida social y los acontecimientos que han ido dando paso a su folclore, del que se enumeran y analizan fiestas y gastronomía.
El núcleo del libro, sin embargo, es una consistente relación y descripción de los edificios monumentales que constituyen a Sigüenza en un ejemplo extraordinario de ciudad medieval: para que el viajero pueda utilizarlo, van descritos los edificios siguiendo un orden de visitas, deteniéndose especialmente en la catedral, de la que se dicen fechas, nombres y datos, destacando especialmente la estatua del Doncel, de la que se da cumplida noticia. Sigue la descripción del castillo, hoy utilizado como Parador Nacional de Turismo, inmenso y espectacular, y se aventura por las callejas estrechas de la ciudad luego, para describir los templos de estilo románico, los palacios señeros, la Alameda entrañable, y termina con una visita a los pueblos del entorno, en los que aparecen castillos y templos románicos de gran belleza.
El libro tiene finalmente un imprescindible apartado “Para no perderse” señalando datos de hoteles, restaurantes, servicios públicos, más la bibliografía fundamental para ampliar conocimientos y unos índices topográfico y toponímico, más los imprescindibles planos.
En definitiva, una guía modélica e imprescindible, la mejor que se ha publicado hasta ahora, para con ella visitar esa inolvidable ciudad medieval que es Sigüenza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *