Pedro Gamo, un poeta serrano

Nacido en Congostrina, en 1898, formado en Sigüenza y durante su larga vida de inspector de Hacienda por varios lugares de España, finalmente recaló en Alcalá de Henares, donde murió en 1958. Estudioso y lector, siempre puso interés en la escritura, dejando impresos varios libros, de temática poética.

Esta obra que ahora hemos leído, y que nos ha dejado asombrados por su elegancia y perfección métrica, se publicó recientemente, en 2020, gracias al interés de su hijo pequeño, el profesor y biólogo Jacinto Gamo. Lleva por título “Hacia la cúspide” y aunque el autor siempre pensó en darle forma de libro, realmente recoge cuantas poesías de calidad habían quedado desperdigadas en los cajones de su despacho.

Hay muchas composiciones que tienen a la Alcarria por sujeto: así el gran “Canto al Henares”, que es modelo de poema/río, y el “Canto al Ocejón” con la mirada siempre en la claridad de la altura. Además escribe sobre Hita, sobre Atienza y sobre Anguix, dando pábulo a sus castillos. Y aun muchacho de Mazuecos, o a la soledad de El Vado, atrapado por las aguas del pantano, y extinto a mediados del siglo.

La poesía de Gamo es solemne, medida, perfecta de técnica, clásica y emocionante. Con esos condimentos, el plato sale exquisito. Hemos disfrutado enormemente leyendo, poco a poco, día a día, estos poemas de “Hacia la cúspide” que retratan para siempre el valor enorme de este escritor serrano, aún poco conocido. De Pedro Gamo Ortega.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.