Los Escritos de Herrera Casado Rotating Header Image

Nueva Alcarria

Diario «Nueva Alcarria» de Guadalajara, fundado en 1939. El autor ha escrito un artículo semanal en el número de los viernes, desde 1969.

Brihuega, roca del Tajuña

Sancha, un impresor emblemático y alcarreño

Se cumplen en este año los trescientos desde que nació, allá por Torija, Antonio de Sancha, uno de los más relevantes impresores de la historia editorial de España. Paradigma del esfuerzo y la inteligencia, del tesón y la perseverancia: sus ediciones del Quijote siguen siendo aplaudidas, admiradas, codiciadas…  Hijo de Fabián Sancha (de Torija), y de María Viejo (de Rebollosa), el 11 de julio de 1720 nació en la villa alcarreña Antonio Sancha y Viejo, quien pasaría a la historia cultural de España como uno de los más prestigiosos editores, impresores, y encuadernadores de nuestro común pasado. Entre arados, sementeras y trillas pasaría su infancia, y también entre letras de viejos libros de enseñanza. Pero en 1739 hizo lo que muchos otros a lo largo de los siglos: dejó su pueblo natal, en aquella remota Alcarria fría, y fuese a la Corte, al Madrid de los milagros y las prosperidades. En Madrid dispuso su actividad en torno a los temas librescos. Empezando como encuadernador. En 1745 casó con Gertrudis Sanz Ureña, que era hermana de un importante impresor: le hacía libros a la Casa Real, a la Real Academia de la Historia y al Consejo de Castilla. Y con el cuñado empezó a trabajar. La cosa, pues, no fue difícil. Tuvo cuatro hijos, por este orden: Gabriel (que heredaría la empresa y aún mejoraría la actividad del padre), Manuel, Antonio-Evaristo y María Francisca. Todos ellos quedaron ligados a la actividad en torno al libro: editores, impresores, encuadernadores y comercializadores, iniciando lo que se podría llamar una empresa familiar en torno al libro, potente, de ámbito nacional… cosas así han seguido reproduciéndose en nuestro país, y –siempre que el Estado no se ha metido en medio–, han ido muy bien. De 1755 es, al menos, la seguridad de su actividad como librero, pues en esa fecha tenía abierta librería en la Corte. De 1761 es la seguridad de que tiene título de criado de la Casa Real, porque actúa en el oficio de encuadernador de su Real biblioteca. Y de 1764 es el momento en que sabemos que entra a formar parte de la Compañía de Impresores y Libreros del Reino, un “club” muy exclusivo al que solo accedían los grandes, los consagrados del oficio. Pero su faceta de impresor la acrecienta y hace definitiva en 1770, pues en esa fecha adquiere la imprenta que había sido de Gabriel Ramírez y […]

Guisema, un lugar que tuvo vida

Felipe Diriksen y su memoria en Millana

Fruto de un “viaje cultural” que hace pocas fechas realizamos los Amigos de la Biblioteca de Guadalajara, es el descubrimiento (por el grupo que fuimos) de una obra de arte extraordinaria, y hasta ahora muy poco conocida. Porque merece ser proclamada y divulgada su existencia, hago ahora este recuerdo de Felipe Diriksen y su “remake” del Descendimiento de Rubens. En Millana, en la Hoya del Infantado, junto al Guadiela, existe una iglesia de estilo románico de la que publiqué hace escasas fechas unas anotaciones de mis “Lecturas de Patrimonio”. En su interior, en el que no abundan las obras de arte, destaca sin embargo un gran cuadro que, durante siglos en oscuridad y olvido, ha sido recientemente restaurado gracias al apoyo económico y el entusiasmo de la Fundación “Virgen de la Fuensanta”, que además de su apoyo ejemplar a las personas con discapacidades, también ha realizado acciones para el fomento y conservación del Patrimonio cultural del municipio de Millana. En este caso se ha tratado de la investigación, restauración y recuperación para su admiración de “El Descendimiento de la Cruz” pintado en 1643 por Felipe Diricksen, un pintor barroco español, que mide 210 x 292 cms. y que en las tareas de recuperación quedó clara su trayectoria, pues ya se sabe que llegó a la iglesia de Millana por el encargo que realizó y pagó en el siglo XVII el capellán Julián Fernández (hijo de Millana) y racionero de la catedral de Toledo, al propio pintor Diricksen, a la sazón pintor de la corte con Felipe III y luego con su hijo Felipe IV. En 2011 acabaron las tareas de restauración, que han conseguido recuperar formas y colores, aportando el gran valor de este patrimonio artístico a la villa alcarreña de Millana. El cuadro En este cuadro de grandes proporciones y estructura vertical se refleja, en copia, la gran obra del pintor flamenco Pedro Pablo Rubens, uno de los puntales del arte pictórico universal. Pedro Pablo Rubens, flamenco de Amberes, hombre famoso y rico, viajó por toda Europa, siendo aclamado en España y tomado de referencia en la corte de los Austrias. Este cuadro, pintado para centrar un tríptico en la catedral de su ciudad natal, pleno de formas y colores, está organizado en torno a la figura en diagonal de Cristo y la tela de lino blanco sobre la que se desliza su cuerpo. Cristo aparece ya muerto y […]

Vuelta a Pioz

Una potente “Asociación de Amigos” ha surgido en Pioz: la de su Castillo Medieval. Todos sus miembros se mueven en la misma dirección, que es la de sentar las bases de una recuperación paulatina, pero total, de su castillo. El de Pioz es uno de esos emblemas del patrimonio alcarreño más conocidos y que reclama una atención y un cuidado. Hace unos días, y al llamado de Alejandro Pastor Loeches, presidente de la Asociación de Amigos del Castillo de Pioz; de Enrique Prat Bosch, su anterior alcalde promotor de los trabajos de excavación en el mismo; de César Gómez Fraguas, uno de sus más acreditados estudiosos, y de José Antonio Pendás, actual alcalde de Pioz, me día una vuelta alrededor de este singular y espectacular monumento. A tan solo media hora, sin correr, de Guadalajara, y no mucho más desde Madrid, se alza en medio de la meseta alcarreña este imponente testigo de los tiempos pretéritos. Con ellos hablé, y con otros varios miembros de esta Asociación, que me colmaron de atenciones. Pero con los que pude departir, a gusto y sin prisas, acerca de esos temas que me preocupan, y que no pueden dejarse a un lado, por fuerte que sea el grito mediático de la política partidista y las cuestiones que hoy priman (o algunos quieren que primen) sobre empoderamientos de género, enraciaciones y otras cuestiones aún por definir. Estas del cuidado de nuestro patrimonio no parecen estar en la primera línea de preocupaciones de las altas jerarquías del Estado, o de la provincial política. Pero sí que están en la primera línea de preocupaciones de muchas gentes de a pie, de muchos votantes. Al castillo de Pioz se le quiere (desde el corazón de las gentes del pueblo) se le respeta, y con él se sufren las agresiones del vandalismo nocterniego que a veces le aplica sus histéricas pintadas. En general, la idea es unánime: hay que recuperar, poco a poco, este gran edificio. Hay que estudiarlo, limpiarlo, recomponerlo, utilizarlo… hay precedentes, cercanos, de acciones tales. Se puede hacer y se debe empezar ya. Por ejemplo, con llamadas de atención a la ciudadanía, para que lo visiten, lo respeten, y también ellos vayan dando ideas de un posible uso: ¿un lugar de encuentro, y exposición, de la producción agraria en la Alcarria? La miel, el vino, los aceites, los trigos…. Ahí está la primera idea. Llegar y […]