Los Escritos de Herrera Casado Rotating Header Image

Layna Serrano en efigie de bronce

 

En nuestro paseo por las estatuas de la ciudad, en nuestro deseo de dar a conocer, aunque sea con renglón torcido y breve, la secuencia vital de quienes obtuvieron el grado de inmortales, llegamos hasta la Plaza de Moreno, donde asienta el palacio de la Diputación Provincial. Y frente a ella se alza, sobre escueto pedestal de piedra clara, el busto en bronce de don Francisco Layna Serrano, a quien los artífices de aquel recuerdo quisieron que la memoria colectiva le recordara como “Historiador” que es lo que pone bajo su nombre en el plinto pétreo. Fue historiador por afición, y médico de profesión. Yo sigo pensando que lo que le mejor le sale a uno, en esta vida, es lo que hace con el corazón. Pero en fin: sigue habiendo quien pone los papeles burocráticos de una licenciatura por delante de cualquier cosa. Y Layna fue médico, otorrinolaringólogo por más señas, pionero de esta especialidad en España, pero fue más aún historiador, entrañable buceador en las pretéritas edades de nuestra tierra de Guadalajara. Fue Layna, sobre todo, y por definirle en tres líneas, un hombre culto y dinámico, apasionado por defender su tierra de los diversos manotazos que la fortuna –cuando no la insidia y la dejadez- le fueron dando en su tiempo.

Nació Layna en Luzón, en 1893, hijo de médico rural. Y alcanzó a estudiar en Sigüenza y luego en Guadalajara. Con pantalones cortos anduvo subiendo la venerable escalera del antiguo Instituto, al que entonces se entraba por la calle del Museo. Uno más de cuantos por subir esa escalera, se enamoraron sin remedio de los Mendoza, de doña Brianda, de la heráldica y los artesonados renacentistas ¿Tendrá algún poder mágico su piedra cérea? Pasó los veranos con su gente, su familia alcarreña en la que abundaron profesores, filósofos, médicos y periodistas. En Cifuentes y en Ruguilla, junto al Tajo, por Trillo… y al hacerse mayorcito a Madrid, a estudiar Medicina en las aulas del viejo hospital de San Carlos, en Atocha. Por entero se dedicó al estudio de la ciencia, haciéndose especialista en Otorrinolaringología junto a los pioneros de esta rama, como Horcasitas, Tapia, Compaired… Puso su clínica en la calle de Hortaleza, viajó por provincias (iba a Manzanares, o a Logroño, a operar, a ver enfermos difíciles que le reclamaban) y se casó con una mujer joven y entusiasta como él por la ciencia, los viajes, la lectura y la plena aventura de vivir.

Hacia 1931, cuando los dueños del Monasterio de Ovila, que entonces estaba en término de Azañón, pero al que se bajaba cómodamente desde Sotoca, decidieron vendérselo al representante en España de William R. Hearst, Layna arrancó como una potente locomotora a luchar contra el grandioso expolio. Se llevaban a Estados Unidos un monasterio cisterciense y medieval, alcarreño, entero, comprado por cuatro perras, y aquí nadie se enteraba o, si acaso, miraba para otro lado. Ese fue el espoletazo que le hizo a Layna entrar en el ámbito de la investigación histórica, en el estudio del arte, en la carrera sin fin de la defensa del Patrimonio. Se saldó con ambivalente resultado: porque si no consiguió evitar el expolio (del monasterio una parte fue a California, otra a empedrar las calles de Cádiz, y otra se quedó cubierta de ortigas junto al Tajo) al menos el hecho sirvió para que él realizara una magnífica historia de Ovila, y con sus propios dineros la editara, quedando así la constancia eterna del desaguisado. Ello sirvió, además, y esa es la clave, para que Francisco Layna se lanzara al estudio, análisis y defensa de nuestro patrimonio. Y lo hizo junto a su esposa Carmen Bueno, con todo el entusiasmo que da a estas cosas el amor verdadero, y la juventud.

Empezó por estudiar y fotografiar las construcciones de estilo románico, y al tiempo se puso con otra obra de mayores vuelos: el análisis de los castillos de la provincia, que suponía también su visita, el levantamiento de planos, y la indagación de su historia, la de sus personajes, la de sus instituciones. Ahí abrió Layna la brecha de una “gran historia provincial” que si nunca llegó a cuajar en título, sí lo hizo en la realidad de ese libro.

Y en medio del trasiego por pueblos y cerros, la desgracia total: un fatal accidente en su automóvil, el 12 de octubre de 1933, hizo que perdiera a su esposa, y él un ojo. La vida rota en su inicio. Pero ahí es donde se mide a los grandes hombres: no en el aplauso continuo de los demás, en la molicie de tener y gastar, sino en la desgracia honda. Y ahí creció el Layna que todos conocemos. Disparó su vida, además de en la Medicina, en los estudios históricos. Y de ahí (y de su reclusión forzosa en su casa de Madrid durante los tres años de Guerra Civil) salieron la “Historia de Guadalajara y sus Mendozas”, la “Historia de Atienza”, la “Historia de Cifuentes”, sus estudios sobre el “Palacio del Infantado”, y mil cosas más que fue descubriendo y publicando en revistas, en monografías, en artículos de este mismo Semanario. Casi todos los libros se los editó él mismo, pues sin hijos ni obligaciones añadidas, con el buen pasar que por entonces daba el ejercicio de la Medicina, tuvo dinero para afrontar los gastos de edición de unos libros muy costosos que casi nadie compraba. Al final, no sólo se agotaron, sino que hoy (lástima que él ya no pueda verlo) se han convertido en auténticas piezas de lujo, meta de coleccionistas bibliófilos, tesoros para muchas bibliotecas. Esta biografía que aquí pergeño a levísimos vuelos, la ha puesto recientemente con todo detalle Tomás Gismera Velasco, en un libro en el que califica a Layna de “Señor de los Castillos”.

La estatua de que hablamos, fue puesta poco después de su muerte, en el verano de 1971. Mi compañero de páginas y buen amigo Luis Monje Ciruelo, dijo entonces de ella: “Jugarán los niños en la atardecida en torno a tu bronce, y cantarán los pájaros, y sonarán las campanas… las canciones infantiles harán corro a tu pedestal…” La modeló con sus manos, en barro, Navarro Santafé, pasándola luego al duro bronce que nos sobrevivirá a todos. Y todos cuantos admiramos a Layna, y somos devotos suyos desde hace muchos años (yo puedo decir, con no velado orgullo, que le conocí personalmente, y mantuve amistad, directa, personal,  epistolar, con él) estamos felices de que esta estatua nos le recuerde cada día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.