Los Escritos de Herrera Casado Rotating Header Image

junio 9th, 1989:

El escudo heráldico de Cifuentes

 

Al igual que las anteriores villas cabezas de partido, de las que en pasadas semanas hemos recordado la génesis y evolución de sus emblemas heráldicos, la Villa de CIFUENTES ha venido utilizando, desde tiempo inmemorial, armas propias, que han adquirido, por tradición de varios siglos, el carácter de Escudo Heráldico Municipal. Tampoco han llegado estas armas a gozar de ratificación oficial por organismo competente.

Hemos examinado los escudos que la villa utilizó ya en el siglo XIII como sello concejil, y otros que aparecen tallados o pintados en edificios de la villa. Así, se sabe que Cifuentes ostentaba en los años del siglo XIII, un sello en cera, pendiente de cinta de seda azul, en que aparecían cuarteladas las armas de Castilla y Portugal, propias de la señora de la villa, doña Beatriz, y en el reverso unos cursos de agua moviendo ruedas de molino. Con estos símbolos, los aportellados o representantes del común y villa cifontina, daban validez a los documentos por ellos extendidos o aceptados. También en el edificio de la Balsa se ve un escudo tallado en piedra, del siglo XIX, en que aparece un castillo sobre dos ruedas de molino. Esa balsa fué siempre una de las propiedades del Ayuntamiento, y es de suponer que ello se quisiera demostrar poniendo el escudo municipal sobre su princi­pal muro.

La referencia mas antigua a la existencia del escudo de la villa de Cifuentes como tal, la hemos encontrado en la «Relación Topográfica» que el pueblo envió al Rey Felipe II en 1569, firmada por Francisco Calderón de Quirós, y cuyo original manuscrito se halla en la biblioteca del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Allí se dice que «…trae por insignias y armas la dicha Villa un Escudo con un Castillo y muchas fuentes que corren debajo de dicho Castillo, no hay mas…»

La presencia de un castillo en el escudo de armas de la villa de Cifuentes, reconoce su primitivo origen en las armas propias del reino de Castilla, al que de siempre ha pertenecido. Y además se ha adoptado como emblema por significar el monumento más antiguo y capital, que dio razón y fuerza a la villa: el castillo que construyó don Juan Manuel, y que aun hoy muestra su bella estampa sobre lo alto del pueblo, aunque necesitada de un mejor cuidado. Las fuentes o arroyos que corren por el monte que sustenta al castillo, son expresivas de los numerosos manantiales que surgen del cerro y que dan nacimiento al río Cifuentes. De esos manantiales surgió el nombre del pue­blo, Cifuentes, que se decía venía de «cent fontes» o mas lógica­mente, de «septem fontes», aludiendo a siete fuentes que surgen en torno al pueblo.

Conforme a todo lo referido anteriormente, las armas que constituyen el Escudo Heráldico Municipal de Cifuentes han de representarse y describirse del siguiente modo:

Escudo español, de azur, con un castillo atalayado de oro, mazonado de sable y aclarado de gules, terrazado sobre un monte en su color del que surgen siete fuen­tes de plata. Al timbre, la corona real cerrada.

De esta guisa las utiliza el actual Ayuntamiento, aun­que sin que sepamos muy bien la razón, en el emblema oficial que hace algunas fechas aparecía como símbolo del municipio en los programas de fiestas se eliminó la parte superior de la corona real, dejándola abierta. No es que éste sea un detalle de excesi­va importancia, pero las normas de la Real Academia de la Histo­ria, institución que siempre tiene la última palabra en las cuestiones de la heráldica hispánica, advierten de la convenien­cia de timbrar con la corona real cerrada a los emblemas heráldi­cos de los Municipios españoles.