Los Escritos de Herrera Casado Rotating Header Image

Felipe Bosque y Gabriel Girandés, dos pintores flamencos en Hita

La presencia en España de artistas extranjeros, especialmente pintores, ha sido una constante de nuestra historia. En unas ocasiones ha servido su visita para impulsar un modo nuevo de entender el arte, y abrir corrientes poderosas y peculiares. En otros casos, su llegada ha obedecido a la llamada de magnates (1) que han querido dar un toque exótico a sus colecciones y obras, inyectando formas ajenas a lo hispano, buscando una distinción en lo inusual. Concretamente hay una época, ‑el siglo XVI‑ y una región europea, ‑los Países Bajos‑ que han aportado un muy especial influjo en el arte español. La venida de pintores flamencos a nuestro país, y el aprecio de sus modos de hacer, quedan bien patentes con el crédito, todavía vivo, concedido desde finales del siglo XV a jerónimo el Bosco, cuyos cuadros fueron adquiridos con gusto por los Reyes Católicos, y sus extrañas amal­gamas simbólicas hicieron las delicias de Felipe II, quien de la colección Guevara hizo llevar numerosos cuadros al Escorial (2). A comienzos del siglo XVI fue cuando mayor número de artistas flamencos llegaron a España, creciendo el aprecio por su pintura instantáneamente: Juan de Flandes, Pedro de Flandes, y Juan de Borgoña, este último dilecto de los arzobispos toleda­nos, en cuya catedral dejó lo mejor de su arte (3). Por no citar en detalle sino los casos más directamente relacionados con nuestra tierra, cabe recor­dar cómo un desconocido pintor flamenco, del círculo de influencia directa de Campin y van der Weyden, pintó a finales del siglo XV o comienzos del XVI un extraordinario retablo para el Monasterio de Sopetrán, junto a Hita, por encargo del duque del Infantado, don Diego Hurtado de Men­doza. Conocido hoy por «las tablas de Sopetrán», se conserva en el Museo del Prado (4). Ya mediado el siglo, acudieron a Sevilla algunos otros flamen­cos, creando un foco de exquisita plástica: Fernando Desturms, Francisco Frutet y Peter de Kemperer, más conocido como Pedro de Campaña (5) En Navarra, también en la segunda mitad del siglo XVI, encontramos algunos artistas holandeses: Bernat de Flandes, que en 1556 pintó un retablo en Burlada (6), y Juan del Bosque, que también dejó su arte en esta loca­lidad (7). De su viaje por Flandes, don Martín de Gurrea y Aragón, duque de Villahermosa, se trajo dos notables pintores flamencos, Rolan Mois y Pablo Esquert (8).

En 1574, residen en Guadalajara, dos pintores flamencos: Felipe Bosque, natural de Bruselas, y Gabriel Girandés, natural de Sirguía, en los Países Bajos. Nada en concreto sabemos de ellos, de su arte y biografías. Quizás acudían a Toledo a realizar algún encargo para los arzobispos; quizás a Madrid o El Escorial, para el Rey. El caso es que estando en Guadalajara son llamados por la villa de Hita, ‑que todavía en esos momentos es prin­cipalísimo arciprestazgo de la archidiócesis toledana, y villa fuerte del señorío de los Mendoza (9)‑ para realizar una pintura. Se la encarga Alonso de Mata, vecino de Hita que no especifica cargo ni título alguno, por lo que hemos de pensar se trata de algún hidalgo o comerciante acaudalado. Los flamencos decoraron una «caja» o altar móvil, en cuyo interior ya estaba puesto un San Sebastián de talla. Y quedan encargados de pintar al óleo, sobre su fondo y puertas, las figuras de San Lorenzo y San Fabián, San Pedro y San Pablo, así como decorar con paisajes ‑en lo que ellos eran consumados maestros‑ los fondos de las pinturas. Incluso quedan encargados de dorar y estofar los bordes, columnas y una talla de Dios Padre que se ha de poner en el frontispicio del altarcillo. Finalmente, se obligan a poner pintado un letrero o cartela a los pies del San Sebastián, con el texto que Alonso de Mata les había entregado.

Nada ha quedado de esta obra de arte, que imaginamos magnífica, ni recuerdo de sus autores. Pero damos aquí noticia suya, e insertamos íntegro el texto de su contrato (10), como aporte documental para la historia de la pintura flamenca en España.

CONTRATO ENTRE ALONSO DE MATA, VECINO DE HITA, Y LOS PINTORES FELIPE BOSQUE Y GABRIEL GIRANDES, PARA PINTAREN HITA UN ALTAR
(A.H.P.G. ‑ Protocolo nº 102 ‑ 1574)

Sepan quantos esta carta y scriptura publica vieren como nos felipe bosque natural de la cibdad de bruselas e gabriel girandes natural de la çibdad de sirguia que son en flandes estantes en la cibdad de guadalajara entramos a dos juntamente e de mancomun e a boz de uno y cada uno de nos e de nros bienes rreconosciendo como rreconoscemos las leyes de la mancomunydad y el autentica presente e las otras leyes que hablan en fabor de los que se obligan de mancomun de la una pte e por lo que nos toca e yo Alº de Mata vzº de la villa de hita por lo que me toca otorgamos e a conoszemos por esta presente carta que nos conbenymos e concertamos en que nos los dchos felipe bosque e gabriel girandes nos obligamos de pintar de pinzel e dorar una caxa que vos el dcho alº de mata nos aveys entregado para que dentro de ella esté la figura de Sr. San Sebastian que teneys hecha la qual dcha caxa en lo de dentro de ella do a de estar la ymagen de Sr San sebastian lo hemos de pintar de unos lexos de azul y verde e los mas colores que para estar bien pintado y en perfiçión se rrequiere e todas las molduras deIrrededor an de yr doradas y lo mismo todas las columnas e de la dcha caxa y el pie a de tener campo de azul engima de lo qual a de yr un letrero dorado que a de ser lo mysmo que por vos el dcho alo de mata se nos a dado, a las dos puertas que tiene la dicha caxa todas las guarniçiones de ellas y molduras an de yr doradas e en cada una de las dchas puertas a lo que cae dentro quando se çierran hemos de pintar de pinzel en la una el Sr San Laurencio y en la otra el Sr San favian del grandor de las dchas puertas pintado al olio todo y en el embes de las dchas puertas en lo que queda a la pte de fuera quando se qierran hemos de pintar de pinzel al olio en la una el Sr Sn Pedro y en la otra el Sr San Pablo y todo lo que queda de campo ‑en las dichas puertas pintados los dichos santos lo hemos de pintar de unos lexos de diferentes colores que conformen e bengan bien con las dchas figuras lo qual todo daremos bien fecho pintado al olio todo a vista de ofiçiales que de ello sepan para el postrero día de pasqua de Espíritu Santo deste presente año de la fecha por lo qual yo el dcho Alº de mata me obligo de vos dar treynta ducados los diez de los quales de presente os he pagado y los otros diez estando la mytad de la dcha obra hecha e los otros diez el día que se acabe e por quanto el presente no se an entregado las columnas ni el dios padre que a de ir en el frontispicio e entregándose para el día de la Escension de Nrº Sr Ibu Xpo no avremos ninguna pena por no lo dar para el dicho día e hemos de ser nos los dichos felipe bosque e gabriel gírandes obligados a lo dar ocho días despues del dcho termyno y el dios padre lo hemos de dorar y el manto y estofado y los serafines dorados y estofados lo qual nos los suso dichos hemos de hazer según dcho es e darlo para el dcho día so pena que este día pasado e no lo cumpliendo demas de que seamos apreinyados por esta escripta a ello perdamos del dcho preçio quatro ducados y por esto menos sea visto hazer la dcha obra e para cumplimiento de lo qual nos los susodehos nos obligamos… (siguen fórmulas de obligación)… fecha e otorgada en la dicha cibdad de guadª a catorze días del mes de mayo de myll e quios e setenta e quatro años ttos que fueron presentes a lo que dicho es juº de fuentes cura de aldeanueba e blas navarro e Diº perez de Ucles vºs de Guadº = juº de fuentes = gabriel girandes = felipe bosque = pasó ante mí, juº fdez =

NOTAS

(1) SÁNCHEZ CANTÓN, F.J.: Los pintores de cámara de los reyes de España, en «Boletín de la Sociedad Española de Excursiones», 1914‑1916.
(2) MATEO GÓMEZ, l.: El Bosco en España, Instituto «Diego Velázquez», del C.S.I.C., Madrid, 1965.
(3) CAMÓN AZNAR, J.: La pintura sepañola del siglo XVI, Madrid, 1970, pági­nas 115‑145.
(4) LAFUENTE FERRAM, E.: Las Tablas de Sopetrán, en «Boletín de la Sociedad Española de Excursiones», XXXVII (1929), pp. 89‑111.
(5) CAMÓN AZNAR, J.: Op. cit., pp. 389‑401.
(6) CAMÓN AZNAR, J.: Op. cit., pág. 319.
(7) CASTRO ALAVA, J.R.: La pintura (siglo XVI) en Navarra, Temas de Cultura Popular, nº 51, pág. 13.
(8) CASTRO ALAVA, J.R.: Op. cit., págs. 26‑30.
(9) CRIADO DE VAL, M.: Historia de Hita y su Arcipreste, Madrid, 1976.
(10) Archivo Histórico Provincial de Guadalajara, Protocolo 102, Escribano Juan Fernández.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.