Los Escritos de Herrera Casado Rotating Header Image

La Catedral de Sigüenza según Lambert

 

¿Queda algo por decir sobre la catedral de Sigüenza? Después de que personas como Pérez‑Villamil, Aurelio de Federico y otros varios hayan dedicado hasta libros enteros acerca de este monumento, y aunque parezca increíble, la respuesta es, sí. Queda todavía mucho que decir sobre la catedral de Sigüenza. Porque a cualquier  turista u observador avispado e interesado profundamente en el arte español, cuando entre a este templo, y después de haberse leído todos los libros y guías que sobre él se han escrito, se le despertarán preguntas, interrogantes, y ante sus ojos aparecerán datos diversos que aumen­tarán el misterio que esta catedral, en el todo y en las partes, tiene. Se acaba de editar ahora en España una famosa obra de arte hispano que, por estar escrita originalmente en francés, fue siempre difícil de consultar: se trata de «El arte gótico en España (siglos XII y XIII)» del profesor francés Elie Lambert, publicada originariamente en los años 20 de este siglo, y por fin dada a las prensa ibéricas, en nuestro idioma, aunque con los dibujos originales. La obra es magnífica por cuanto trata de emparentar las construcciones góticas de España con las de diversas regiones francesas, estableciendo todo tipo de relaciones estilísticas e iconográficas.

En las páginas 175 a 189 de esta obra, trata Lambert con gran detalle la catedral de Sigüenza, acompañando el texto con cinco fotografías, cuatro esquemas y un dibujo. Las frases de Lambert sobre nuestra catedral guardan para los seguntinos y alcarreños todos, el grato sabor de la opinión laudatoria de un extranjero: «el interior de esta catedral es tan original e impresionante como el exterior». «Al llegar al crucero, quedamos sobrecogidos por la amplitud de esta gran nave, en cuyos, extremos se abren dos grandes, rosetones…» frases que cobran aún mayor valor cuando se conoce el estilo, frío y seco, estrictamente técnico, que el profesor Lambert utiliza a lo largo de su obra.

En realidad, este estudio sobre nuestro templo primado es el primero en el tiempo que se hace con el rigor científico del maestro en arte gótico. Reconoce el autor las sucesivas superposiciones de estructuras, y encuadra al edificio muy claramente en la escuela arquitectónica «cisterciense hispano-languedociana», en la que se incluyen, también la catedral de Tarragona y el monasterio de Santa María de Huerta. Es preciso tener en cuenta el origen languedociano de los primeros obispos seguntinos, que trajeron de su tierra (todavía española) ideas y artistas. Se añade luego, según Lambert, un nuevo influjo sobre el primer inicio: es el del norte francés, borgoñón que viene a culminar en naves y capilla mayor ese inicial influjo meridional.

Lo dice el profesor galo: «la catedral de Sigüenza presenta una característica única entre todas las catedrales de la Edad Media: está formada, por así decirlo, por dos iglesias superpuestas, una las cuales, completamente meridional, es todavía en gran parte románica, mientras que la otra es una audaz, y ágil obra de la arquitectura gótica del norte de Francia, y esta última cubre a la otra con tal  precisión que hasta el momento no se ha reconocido exactamente la superposición de estas dos obras». Y concluye diciendo que «nada podía simbolizar mejor la victoria del arte ojival del norte como la elegante y luminosa elevación realizada por un maestro franco‑borgoñón en un monumento poderoso y sombrío dejado sin acabar por los arquitectos hispano – languedecianos»

La primera impresión que el visitante recibe al penetrar en la catedral seguntina, es de oscuridad y pesadumbre. Esa impresión, pocos segundos después, se transforma en una sensación de pujante ingravidad, de elevación sin peso, de esfuerzo hacia la altura. El románico de junto al suelo, se hace volátil gótico cerca de la luz y las nubes. Y, aunque parece que poco se podía ya decir de nuevo, sobre la catedral de Sigüenza, he aquí que viene un antiguo profesor francés, Elie Lambert, y nos dice sobre datos, cifras, fechas y observaciones que vienen a desvelar misterios, a comprender mejor, en definitiva, este monumento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.